Inicio

Bienvenido a la web de abogados especializados en demandas a los bancos.

Queremos darle la bienvenida a nuestra web especializada en reclamaciones a los Bancos, Financieras y Compañías de Seguros.

En nuestro bufete nos hemos especializado desde hace siete años en DERECHO MERCANTIL y DERECHO DEL CONSUMO, con especial incidencia en aquellas áreas que afectan a un elevado número de personas: el Derecho Bancario, El Derecho de Seguros y el Derecho del Mercado Financiero. Fruto de ello ha sido la gestión de un elevado número de reclamaciones a bancos, financieras y aseguradoras, muchas de las cuales se han solucionado amistosamente, y otras en los Juzgados, defendiendo siempre los intereses de nuestros clientes frente a las malas prácticas de estas entidades.

Cláusulas suelo, elevados intereses de demora, las estafas de las preferentes, Swaps, ejecuciones hipotecarias, comisiones bancarias ilegales, cláusulas abusivas en préstamos hipotecarios, falta de transparencia, abuso de confianza, y otras muchas, son la tónica general de la actuación de la mayoría de las entidades financieras españolas en los últimos años. La última de una larga serie ha sido la venta del Banco Popular al Santander por un euro, que ha dejado a miles de pequeños accionistas sin los ahorros de toda su vida. La situación de superioridad con respecto a los ciudadanos que tienen estas entidades ha sido causa de abusos generalizados que han tenido un único objetivo: aumentar sus beneficios desorbitadamente a costa de los intereses de los clientes, pasando por encima de todos y cada uno de los derechos que nuestras leyes propias y la legislación europea nos reconocen como consumidores y usuarios.

Afortunadamente, y aunque esto se desconoce, y con demasiado frecuencia no se aplica, las legislaciones española y europea son muy avanzadas en lo relativo al derecho de los consumidores. La ley nos ofrece una amplia batería de procedimientos para hacer valer los derechos de los ciudadanos. Simplemente, hay que conocerlos, y exigir su aplicación cuando corresponda. Si aún reclamando no nos hacen caso, podremos acudir a distintas vías, tanto en los propios servicios de reclamaciones de las entidades, como administrativas, y por último judiciales, para hacer valer  nuestros derechos.

¿Cómo podemos ayudarle?

De cuatro maneras, básicamente:

ASESORAMIENTO LEGAL  PREVENTIVO EN MATERIA BANCARIA

Consiste en asesorarle ANTES de que usted FIRME ningún contrato, escritura o documento, para comprobar que los mismos NO LE VAN A PERJUDICAR y que el contenido de los mismos se ajusta a lo previsto en la Ley. Este servicio tiene un coste muy bajo y con seguridad le puede ahorrar un montón de problemas futuros. Puede leer como funciona en su apartado correspondiente.

RECLAMACIONES AMISTOSAS A BANCOS

Cuando el conflicto surge, lo primero y razonable es negociar. En muchas de las ocasiones, las discrepancias se solucionan hablando, negociando, buscando vías nuevas, etc.,. Por este camino hemos conseguido que personas que no podían seguir pagando sus hipotecas hayan cedido sus viviendas a los bancos mediante la figura de la dación en pago, quedándose sin vivienda en propiedad, pero liberadas de una carga insostenible, y muchas veces, permaneciendo en su casa pagando un alquiler social. Otras veces hemos conseguido la devolución de cantidades cobradas irregular o ilegalmente. Hemos llegado a acuerdos beneficiosos para el cliente antes de interponer demandas judiciales. En definitiva, nuestra sola intervención indica al banco que el cliente está bien asesorado y no va solo en defensa de sus intereses. Los bancos son difíciles de asustar, y tienen magníficos bufetes de abogados trabajando para ellos, pero no están por encima de la ley, y el aluvión de sentencias en su contra de los últimos años hace que cada vez se piensen mejor lo que pueden hacer y lo que no.

DEMANDAS A BANCOS Y ENTIDADES FINANCIERAS

A veces nos vemos obligado a ello en defensa de los intereses de nuestros clientes. Si el daño ya está hecho, no hay posibilidad de arreglo amistoso, y la entidad se enroca en su mala práctica, los Juzgados nos esperan. La justicia española por desgracia es lenta, ya que es deficitaria en medios humanos y materiales. En España tenemos 11 jueces por cada 100.000 habitantes cuando la media europea es de 21. Es lenta, y muy garantista, pero segura. Tarda, pero al final llega. Pero, atención, demandamos con responsabilidad, cuando consideramos que hay fundamentos suficientes para hacerlo, y tenemos muchas más posibilidades de ganar que de perder. Una demanda perdida supone no solo una frustración, sino que en muchos casos también es un quebranto económico, porque el demandante puede ser condenado en costas y soportar tanto las propias como las del contrario.

DEFENSA DE  LOS CONSUMIDORES CUANDO SON DEMANDADOS

Los bancos y las aseguradoras son los grandes usuarios de la Justicia. Los bancos destinan ingentes cantidades de dinero a demandar a la mínima ocasión a aquellos clientes incumplidores de los contratos y que por ello tengan deudas pendientes con los mismos. Las aseguradoras prefieren gastarse el dinero en peritaciones antes que pagar las indemnizaciones a que están obligados cuando se producen los siniestros cubiertos por los seguros. Todo ello tiene un evidente matiz psicológico disuasorio: “págame el préstamo antes que nada o te vas a enterar”. En el caso de los seguros “no me reclames porque no te voy a pagar, me estás engañando porque el siniestro que me declaras es mentira, y si lo es, confórmate con lo que te doy porque de lo contrario no vas a ver un céntimo”.

Los bancos demandan a las personas por impago de préstamos, personales o hipotecarios, créditos de tarjetas, etc., Se llevan por delante a todo el que haya firmado, sea titular o avalista. Cuando un préstamo entra en mora, aplican intereses por morosidad en la mayor parte de los casos claramente abusivos. Capitalizan intereses a la hora de la demanda, lo que está especialmente prohibido. Si se llega a la ejecución, no dudan en embargar vivienda, nómina, pensión, vehículos o cualquier bien a nombre del demandado o de sus avalistas.

Si usted se enfrenta a un procedimiento judicial por una demanda de este tipo, ni se le ocurra “pasar” del tema, porque su inactividad no solo no va a parar el procedimiento, sino que le va a perjudicar claramente. Busque en ese caso la ayuda de un abogado experto en esta área específica del derecho, porque no hacerlo le va a causar muchos, muchos problemas.

La Ley nos da herramientas para defenderles. Hemos paralizado desahucios alegando la existencia de cláusulas abusivas en las escrituras de hipoteca, o por una errónea redacción de la demanda, o porque la hipoteca estaba titulizada y ya no era propiedad del banco o financiera que reclamaba, sino de otra. Hay muchas ocasiones, no todas, en que puede hacerse mucho más de lo que parece.